Noticias

Del cumplimiento legal obligatorio a un buen negocio

Son múltiples las consultas que han surgido a partir del tan anunciado deber existente para toda persona natural o jurídica, de carácter público o privado, de realizar el registro de sus bases de datos personales ante la Superintendencia de Industria y Comercio en el Registro Nacional de Bases Datos, el cual ya es exigible y debe ser cumplido antes del 9 de noviembre de este año.

Sobre este particular debemos recordar que, como bien lo decía el Superintendente Delegado de Protección de Datos en conferencia realizada recientemente en la Cámara de Comercio Hispano Colombiana: La observancia de esta obligación es solo el paso final y en realidad menos relevante en materia de cumplimiento de protección de datos personales.

La intención de fondo de esta normatividad está relacionada con la identificación de los procesos corporativos que involucran el relacionamiento con cualquier grupo de interés a partir de los datos personales,el análisis y determinación de posibles riesgos en el tratamiento de los mismos y la creación de mecanismos idóneos,sostenibles y verificables para la asegurar la privacidad y el control de la información, en beneficio de la construcción de respeto y confianza.

En la práctica, hemos encontrado empresas que queriendo dar cumplimiento a la norma se asesoran a través de cursos o seminarios por internet o personas que hacen ofrecimiento de servicios estandarizados y de poca calidad que no consultan las realidades de cada uno de sus clientes, para posteriormente, ante los desastrosos resultados de tales prácticas, acudir a consultorías serias que a partir de ese punto, no solo deben construir un programa de protección de datos que dé cumplimiento al principio de responsabilidad demostrada (objeto final de verificación de la SIC), sino enmendar los errores cometidos con anterioridad trayendo sobrecostos, que son el resultado de asumir de manera reactiva, más que proactiva y preventiva la apropiación de una cultura de protección de la información personal.

Ante este panorama, entonces, como parte de la buena gestión de cumplimiento, ¿qué es lo que realmente debe hacer un empresario?

Como primer reto, entender y asumir que la atención del ACTIVO LLAMADO “DATOS PERSONALES”, va mucho más allá de un mero cumplimiento legal, que se verá más que verificado en la práctica ante la asunción de acciones comprometidas en el cuidado y adecuado tratamiento de la información.

En segundo lugar, recordar que la protección de la información es una materia que puede asegurar la supervivencia de cualquier empresa en el mercado, pues no importa cuál sea el sector en el que se desempeñe, educativo, comercial, transporte, logístico, servicios, sólo por enumerar algunos, el insumo fundamental para el adecuado soporte de las relaciones con sus clientes, prospectos, proveedores y empleados son los datos que conserva en sus bases.

Finalmente, tener claro que en lo que respecta a la situación Colombiana, más allá del registro de las bases de datos que se poseen, el cimiento de la protección de datos personales es el cumplimiento del principio de “responsabilidad demostrada” según el cual “(…) una entidad que recoge y hace tratamiento de datos personales debe ser responsable del cumplimiento efectivo de las medidas que implementen los principios de privacidad y protección de datos (…)[1] .

Emprender este proceso con amplia visión, sin duda, “es un buen negocio”, y un camino eficiente es poner en práctica lo que en el mundo se propone respecto a los fundamentos de la protección de datos personales sobre los que se debe basar un buen empresario: Enfoque en el usuario; proactividad; protección del ciclo completo de los datos; visibilidad y transparencia, que hoy se conocen como privacidad desde el diseño.

 

Pedro Novoa Serrano

Socio Legal & Protección de Datos Personales – MS LEGAL

Contacto: (571) 3921351 / pnovoa@mscol.co



[1] Tomado de Guía para la Implementación del Principio de responsabilidad demostrada (Accountability) de la Superintendencia de Industria y Comercio.